Hijo, eres una maravilla

 

 

 

 ” Es más fácil construir niños fuertes que arreglar hombres rotos” 💔

Federick Douglass

 

Ser padre, ser madre parece una tarea bien difícil. Tenemos que ser muchas cosas y sobre todo tenemos que tener los ojos bien abiertos. Saber observar es hacer consciente la acción de mirar. Educar es conocerse y conocer. Entenderse y entender.

Es importante reflexionar sobre situaciones a la que nos hemos ido acostumbrando, situaciones a las que nos enfrentamos diariamente y que, de verlas como cotidianas, ya nos parecen lo más normal del mundo. Estamos aprendiendo a movernos bajo una losa de presión e indiferencia, que siempre corre el peligro de caernos encima y aplastarnos.

Y es que a los niños, cada vez se les deja menos ser niños. Se les pide comportamiento de adultos, aún cuando sabemos que la adultez no corresponde a su edad biológica. Se les premia por ello. Y así, convertimos en virtud un problema que se queda velado o escondido. Y aprenden de la seriedad y contención, a retener la emoción….

Cuando hablo de que los niños tienen que ser niños, no estoy queriendo decir educación con falta de límites,  obligaciones o normas.  Uno de los errores más comunes, en lo que ha educación se refiere, es irse a los extremos, hace unos días hablaba con unos padres y era ” todo o nada”. Respecto a la crianza del niño, hay evidencias que apuntan a que los extremos no son positivos.

Los padres somos ejemplo siempre, si queremos desarrollar mentes equilibradas, debemos ayudar desde la ternura y la confianza, poniendo límites sin dramas. Criar a un hijo es mucho más sencillo e instintivo de lo que a veces creemos y tenemos que abogar al sentido común.

 

Me gustaría compartir con vosotros unas palabras  de Pau Casals, uno de los mejores violonchelistas del siglo XX, reconocido internacionalmente como uno de los mejores intérpretes y directores de orquesta de su tiempo.

Cada segundo que vivimos es un momento nuevo y único del universo, un momento que jamás volverá… Y ¿qué es lo que enseñamos a nuestros hijos? Pues, les enseñamos que dos y dos son cuatro, que París es la capital de Francia.
 
¿Cuándo les enseñaremos, además, lo que son?
 
A cada uno de ellos deberíamos decirle: ¿Sabes lo que eres? Eres una maravilla. Eres único. Nunca antes ha habido ningún otro niño como tú. Con tus piernas, con tus brazos, con la habilidad de tus dedos, con tu manera de moverte.
Quizá llegues a ser un Shakespeare, un Miguel Ángel, un Beethoven. Tienes todas las capacidades.
Sí, eres una maravilla. Y cuando crezcas, ¿serás capaz de hacer daño a otro que sea, como tú, una maravilla?
 
Debes esforzarte —como todos debemos esforzarnos— por hacer el mundo digno de sus hijos.

En las palabras de Casals podríamos interpretar que estamos generando unas expectativas en el niño o que habla de la ley del esfuerzo. Tal vez las palabras de Casals pueden sonar algo grandes para niños tan pequeños. Pero Casals realmente quiere transmitir  la importancia de la comunicación con nuestros hijos, construyendo cimientos de confianza.  Tú tienes todas las capacidades, no tengas miedo, disfruta el momento. Desarróllate, yo te voy a brindar oportunidades naturales, disfruta de cada momento, muévete con libertad y  juega. Toca, observa, respira, escucha y saborea “El Arte”. El Arte hijo forma parte de la naturaleza del ser humano,  te ayudará sin lugar a dudas a tu desarrollo intelectual y emocional.
“ES BUENO SER IMPORTANTE, PERO MÁS IMPORTANTE ES SER BUENO”

 

🎨 Pintura de cabecera: Alexander Averin Nicolajevich

Escribir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *