La Música para Desarrollar las Habilidades del Habla y el Lenguaje

La música y el lenguaje son habilidades humanas con muchas similitudes, un importante equipo de investigación emergente, ( Patel, 2008 ; Jackendoff, 2009 ; Koelsch, 2012), ha demostrado que tanto lenguaje cómo música son entendidos y procesados de manera similar.

La comunicación en los seres humanos activa casi todas las áreas del cerebro al igual que la música, que involucra la totalidad del encéfalo.

Cuando hablamos predomina el uso del lenguaje verbal, pero también intervienen otras funciones cognitivas como la atención, la memoria, la emoción y los procesos ejecutivos. Igualitariamente, con la música, se ponen en marcha diversidad de áreas sensoriomotoras, cognitivas y emocionales.

En términos de acústica y estructura ocurre lo mismo. En la música, el ritmo establece un latido isócrono, pero también mantiene una tasa de sílabas definida en el habla como en el tempo de la misma,( Laver, 2012 ). El tono lleva el avance de la melodía en la música, pero también subyace a la prosodia en la expresión y la conversación en el lenguaje. Tanto la música como el lenguaje constan de muchas unidades repetidas, con un número infinito de combinaciones que a menudo se organizan jerárquicamente, y con frecuencia se ejecutan en coordinación con otras personas ( Lerdahl y Jackendoff, 1983 ).

 

 

Actualmente ya poseemos importantes estudios con evidencia científica que ponen de manifiesto los efectos del entrenamiento musical en la estructura del cerebro, y cómo esto mejora las funciones de atención, lenguaje y aprendizaje en los niños. 

 

“El cerebro es un órgano dinámico que está en permanente desarrollo”

 


HABLEMOS DE INVESTIGACIONES CIENTÍFICAS

📝 Pantev et al., 1998. En este primer estudio Pantev y su equipo muestran como las áreas corticales motoras y somatosensoriales se encuentran agrandadas en músicos profesionales.

📝 Hyde et al. (2009). Encontraron mejoras en las habilidades auditivas y estructurales neuronales en niños 5 años después de haber estado expuestos a un entrenamiento musical con 15 meses de edad. Los cambios neurales se produjeron principalmente en las áreas corticales temporal, frontal y parieto-occipital, es decir, las mismas áreas en las que los músicos profesionales adultos muestran los agrandamientos corticales más grandes y consistentes.

📝 Dittinger et al. (2017) Encontraron que en la tarea de aprender palabras nuevas, los niños con entrenamiento musical eran más rápidos y tenían respuestas cerebrales mejoradas a las palabras aprendidas.

📝 Putkinen et al., 2014a, Putkinen et al., 2014b. Estudiaron a un grupo de niños que comenzaban sus aprendizajes musicales a los 7 años y un grupo de control comparable que desarrollaban otras actividades, y encontraron que las respuestas cerebrales relacionadas con la percepción del sonido, discriminación y  atención fue similar a priori, sin embargo dos o más años después, las respuestas cerebrales habían aumentado en aquellos niños que habían formado parte de la enseñanza musical.

📝 Moreno et al. (2011). Utilizaron una intervención musical durante 20 días con niños de 4 y 6 años,  2 horas al día. Esto mejoró su  inteligencia verbal (puntuaciones de vocabulario de la Escala de Inteligencia Preescolar y Primaria de Wechsler ; Wechsler, 2010 ).

📝 Kraus y Strait (2015). Practicaron estudios musicales con un grupo de niños durante 2 años  y observaron importantes cambios en el dominio del lenguaje. En primer lugar una gran mejora de respuesta del tronco encefálico al replicar el contenido acústico de una silaba consonante- vocal. En segundo lugar, la alta fidelidad de respuesta del tronco encefálico y la precisión temporal se correlacionaban con mejoras en la habilidades de lectura.

📝 Jaschke y col. (2018).Realizaron un interesante estudio con niños de 6 años y un grupo control donde les facilitaban artes visuales. Para la intervención musical que constaba de entre 1- 2 horas semanales, se realizaba un trabajo musical consistente en la melodía, compás y ritmo, así como tocar diferentes  instrumentos musicales, dando gran valor a la práctica del  canto. Este entrenamiento se llevó a cabo durante casi 3 años. Después se  evaluó el desarrollo de la inteligencia verbal y funciones cognitivas, así como el rendimiento académico de cada grupo. Las puntuaciones fueron clarísimas: gran aumento en inteligencia verbal y funciones ejecutivas, así como un mejor rendimiento académico en el grupo con estudios musicales, muy por encima del grupo control en artes visuales.

📝 Linnavalli y col. (2018).Recientemente encontraron una mejora similar de la inteligencia verbal (subpruebas de vocabulario, diseño de bloques y razonamiento matricial de WISC IV) y, además, procesamiento de fonemas, aunque no de las funciones ejecutivas, (inhibición de la batería de prueba NEPSY II), para los niños cuyas escuelas infantiles ofrecían una variedad de juegos musicales, donde las actividades incluyen cantar y tocar instrumentos musicales como rutina semanal. No encontraron mejoras similares para los niños en dos tipos de grupos de control en centros donde ofrecían actividades de baile o sin entrenamiento adicional.


Las investigaciones son contundentes, somos seres musicales y todos los niños deberían poder disfrutar de los beneficios de los aprendizajes musicales. Durante nuestras sesiones con nuestro Método Bombo y Platillo : Aprendizaje Neuro-Senso- Psicomotriz y MUSICAL, los niños, padres y equipo docente disfrutamos y verificamos los beneficios que esta aporta semana tras semana.

“En NeuroMusic fomentamos el amor por la música y colocamos los cimientos para el desarrollo artístico y personal del alumno”.

🖋️ Gracias por leernos. Un cálido abrazo.

 

 

Escribir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *